Skip to content

Sara es muy cerdita…

Es una cálida tarde de mayo y Sara sale del trabajo. Esta particularmente alegre porque ha sido una semana pesada y ahora ha llegado el viernes, que es el preludio de un fin de semana de ocio y por fin, un poco de relajación.

Después de pasar por la casa para una ducha regeneradora, se dirige hacia el bar habitual para el aperitivo.

chica tetona lengua fuera

Lleva una minifalda amarilla que envuelve sus caderas bien llenas de curvas y una blusa blanca estratégicamente desabrochada, de modo que tan pronto como se inclina ligeramente, el cordón de su sujetador se asoma, también blanca, guardián de dos tetas firmes y floridas.

Bajo los mini calzoncillos de baja altura combinados con el sujetador.
Al llegar al restaurante, encuentra al grupo de amigos con los que suele entretener y disfrutar de su compa√Ī√≠a.

tetazas gordas

Era casi la hora de la cena cuando una chica morena con el pelo
muy corto, alta y con un cuerpo de modelo entra a la barra . Sara, solo unos
momentos despu√©s, reconoce, no sin sorpresa, a Beatrice, la geek de la escuela secundaria, la que en esos d√≠as era apodada jirafa por su estatura y su comportamiento desgarbado y no muy elegante, esos tipos que ciertamente no son el encanto de su mejor arma…

Despu√©s del primer momento de asombro, √©l se encuentra con ella. Beatrice la mira y reconoce que extiende sus brazos y los dos ex compa√Īeros de clase se funden en ella. Un abrazo largo y cari√Īoso.

Después de expresar su alegría por la reunión inesperada, se sientan en
una mesa y comienzan a conversar amistosamente, recordando los viejos tiempos y poni√©ndose al d√≠a con lo que sucedi√≥ en sus vidas en los a√Īos que los vieron separados.

En alg√ļn momento se dan cuenta de que es tarde y que la hora de la cena
ya ha pasado. Ambos tienen hambre y Bea le propone a Sara que se lleve un poco de sushi y se vaya a comer a casa. “Acabo de alquilar un
hermoso apartamento con vista al parque. Quiero mostr√°rselo y tambi√©n podremos continuar nuestra conversaci√≥n en paz”.

Sara acepta con entusiasmo la invitación y los dos amigos, después de comprar sushi de una comida para llevar, se dirigen a la casa de Bea.
Acompa√Īe la cena con una botella de vino blanco espumoso que
les dé alegría y ayude a derretir la mente.

impresionante cuerpazo teen

Despu√©s de brindar en su reuni√≥n con el √ļltimo vaso de n√©ctar fresco de
Bea, coloca el vaso y abre una peque√Īa puerta de metal para hacer rodar una ca√Īa de maria. √Čl la enciende, le da una larga calada y se la da a Sara,
que vacilante la levanta y solo después de que su amiga le
sonríe a su cómplice, ella decide y aspira a su vez.

El vino y el humo comienzan a surtir efecto y Sara se siente envuelta en un calor. Un abrazo que la hace sentir bien y en armonía con Beatrice. Las dos chicas charlan y se ríen sentadas en el sofá hasta que Bea se acerca a ella y,
mir√°ndola a los ojos, pone sus labios en los de √©l y la besa con suavidad. Sara se queda sorprendida pero no se aleja, deja que Bea contin√ļe y se rinde ante esos besos Tan caliente que te dan escalofr√≠os muy agradables.

Los dos idiomas se encuentran y juegan, se buscan, se aferran y se retiran, las manos se mueven explorando los cuerpos jóvenes y extremadamente receptivos. Beatrice, sin dejar de besar la boca de Sara, se quita la blusa,
levanta sus hermosos pechos y los revela bajándose el sostén. Iniciar un
jugando con los pezones, tom√°ndolos entre dos dedos y pellizc√°ndolos, los siente endurecerse, ve que las areolas se hinchan y se llenan, los pezones se vuelven r√≠gidos y se levantan como dos pollas peque√Īas. Beatrice, cada vez m√°s emocionada, baja con la boca, los besa, los chupa y luego los muerde, haciendo que Sara gime. Animada por esta se√Īal de consenso, su mano se desliza hacia abajo, acaricia sus muslos y se desliza debajo de su falda, alcanzando las bragas que encuentra h√ļmedas, sus dedos los empujan a un lado y se encuentran con su sexo caliente.

Bea se arrodilla a los pies del sofá, se quita las bragas de Sara y se detiene para mirar su sexo. Es una hermosa flor que abre sus pétalos al sol de
Ma√Īana mientras el roc√≠o lo ba√Īa. Comience a explorar con los dedos
moviendo el pulgar a lo largo de toda su longitud hasta que obtenga el cl√≠toris que sale con una ligera presi√≥n. Acerca los labios y con la punta de la lengua comienza a dar un co√Īito ligero a ese co√Īito que ve como una fuente de la cual extraer el n√©ctar del placer. Con su pulgar, masajea el cl√≠toris mientras la boca sedienta chupa codiciosamente y la lengua se arrastra hacia adentro como para follarla.

Sara est√° experimentando este momento intensamente, ning√ļn hombre hab√≠a logrado darle tanto placer con sus manos y su boca. Sus gemidos lo prueban junto con la respiraci√≥n profunda que la hace levantar sus senos a intervalos regulares.

Mientras tanto, Bea contin√ļa y toma el cl√≠toris entre sus labios, lo aprieta, lo tira y lo chupa mientras desliza dos dedos en su co√Īo, movi√©ndolos cada vez m√°s r√°pido.

Sara comienza a disfrutar m√°s intensamente, sus gemidos aumentan de intensidad hasta que siente que llega el orgasmo, la invade y la abruma como una explosi√≥n de √©xtasis alegre. Bea disfruta el co√Īo de Sara que se abre a√ļn m√°s y bebe la miel que brota.

Las dos chicas se miran con una expresión de satisfacción cómplice.
Bea se pone de pie frente a Sara y comienza a desvestirse. Use una
camiseta simple y un par de jeans.

Qu√≠tate la camisa mostrando un pecho peque√Īo pero firme, en forma de
gota , con pezones que lucen orgullosos hacia arriba. Luego, con una lentitud exasperante , desbloquea el botón de sus jeans, mueve sinuosamente sus caderas, baja la cremallera y siempre con gestos deliberadamente lentos, se los quita y les da la espalda para flexionarlos, mostrando un culo redondo perfecto, mientras que el alivio de los muslos es claramente visible su sexo.

Se da vuelta otra vez y el tanga se retira y permanece completamente desnudo. Se acerca a Sara, pone su pie en el sof√° y pone su co√Īo frente
a su cara, ofreciéndolo a ella. Sara empieza a besar su sexo tan ansiosa.
mientras que Bea toma su cabeza entre sus manos y la presiona contra su vientre. Sara lame y chupa y le acaricia el culo con las manos y se burla de su peque√Īo agujero con un dedo. Bea cierra los ojos y disfruta y viene con un boceto que moja la boca de Sara d√°ndole la confirmaci√≥n de que hizo un gran trabajo.

Los dos amigos se quedan mucho tiempo abrazados mientras
hacen otra vara. Ahora es de noche y Beatrice, después de haberle preguntado a Sara si debía regresar y obtener un no como respuesta, la invita a la habitación y le ofrece un juego.

El juego consiste en ponerse una capucha y tratar de adivinar qu√© est√° pasando en la sala. Sara pregunta “¬Ņqu√© deber√≠a pasar, somos solo nosotros dos o no?”

Bea, sonriendo “no se dice, conf√≠e en nosotros y nos divertiremos, le garantizo que no se arrepentir√°” Habiendo dicho que se sienta a Sara en la cama y se pone una capucha negra en la cabeza.

co√Īo precioso tetona rubia

Pasan unos minutos de silencio absoluto y Sara se apodera de la sensación
de no estar sola m√°s y tiene la confirmaci√≥n de una risita que se escap√≥ de la boca de Beatrice. √Čl la oye susurrar. Es obvio que, adem√°s de los dos, ahora hay otra persona presente (Beatrice aprovech√≥ un momento en el que Sara estaba en el ba√Īo para hacer una llamada telef√≥nica). √Čl no tiene tiempo para enderezar sus orejas m√°s de dos manos, tomar sus manos haci√©ndola ponerse de pie. Se encuentra completamente desnudo
pararse frente a un hombre (las manos solo pueden pertenecer a una
persona masculina), ciertamente un completo extra√Īo.
La cosa la averg√ľenza y la excita al mismo tiempo.

El hombre pone sus manos sobre sus hombros y la invita a explorar. Lo primero que notará es la piel cálida y suave, y luego el pecho, que está agradablemente libre de cabello y tónicos. El hombre levanta su
capucha para descubrir la boca que besa gentilmente. Sara saluda sus labios apretando los suyos para dejar espacio para su lengua, que no se demora en entrar y serpentear en su boca. Mientras que la limonada, ella huele fuertemente, un intenso olor a un hombre que la excita mucho. El siente su co√Īo mojarse y morir por el deseo de ver a ese hombre que la intriga m√°s y m√°s.

Como si él hubiera leído sus pensamientos, el chico se quita la capucha.
Lo que Sara ve la sorprende. Delante de ella hay un alto y
musculoso semental negro de belleza salvaje. Cuando sus ojos caen se queda sin aliento.

Su miembro es un tronco de ébano que tiene más de 20 cm. y apuntando orgullosamente en posición vertical. La capilla es de un
color rosado brillante que tiende a ser morado, hinchado y con una gota de líquido saliendo de la
abertura en la punta. La piel que rodea las bolas es sedosa y
completamente libre de vello. El todo es la quintaesencia del sexo y lo hace pasar.
acelerado Ese magnífico espécimen de un macho viril y poderoso después de haber
jugado un poco con sus pechos y haberla sentido bien en cada rincón de ella, la
levanta agarr√°ndola por el culo y apuntando su polla a la entrada del acogedor y
ansioso estudio empuja todo dentro.
Sara se queda sin aliento por unos momentos, ese gallo literalmente se ha apoderado
de ella, puede sentir su presencia en lugares nunca antes explorados. Se
siente como si estuviera en su garganta.
Cuando él comienza a bombear con movimientos lentos y profundos, ella se aferra
fuertemente a él y comienza a disfrutarlo como nunca antes. Sara gime y grita de placer.
En éxtasis no se da cuenta de un segundo hombre, también negro y muy bien.
Dotado acerc√°ndose por detr√°s. Est√° tan delirante con un placer intenso que
siente que ni siquiera se da cuenta de que otras dos manos sienten y
corren a lo largo de sus curvas.
Solo cuando este √ļltimo presiona su cuerpo contra su espalda, se da
cuenta de su presencia, pero no est√° l√ļcido, confunde la realidad con el sue√Īo.
Solo cuando escucha una segunda subasta, esta vez se rompe el culo con
determinación y, sin tener en cuenta el mal, siente que la devuelve a la realidad. Un grito
de dolor sale de su garganta, pero pronto se convierte en algo extremadamente
emocionante.
La polla que est√° follando su co√Īo y la est√° haciendo vivir el para√≠so en
Contraste con otra polla que est√° haciendo estragos en sus entra√Īas caus√°ndole un
dolor que le gusta tan perverso. Ambos pueden hacerla disfrutar volviéndose
loca de dos maneras completamente diferentes para multiplicar el éxtasis.
Los dos se mueven en sincronía, mientras que uno sale de ella y el otro entra, Sara les
ruega que no se detengan.
El hombre al que se ha aferrado lo afloja solo y deja que los dos gallos
sean lo
√ļnico que lo mantiene alejado del suelo . Sara est√° literalmente empalada y se abandona a
esos golpes que la hacen saltar como si estuviera montando un caballo al
galope.
Debido al frenesí y la adrenalina solo ahora se da cuenta de que en la cama hay
Beatrice, que es una oveja en ciernes, se est√° adaptando a lo que
parece una √°rabe mientras chupa a otro tipo de la misma
raza con el pene circuncidado como es habitual en la fe isl√°mica.
Ella vive en un sue√Īo, nunca hubiera esperado que esa noche
terminara en una orgía y especialmente con cuatro sementales exóticos para satisfacer
todos sus antojos y hacer que se sintieran terriblemente maliciosas. El conjunto de emociones la
lleva al orgasmo y los dos purasangras que la montan se
dan cuenta y comienzan a bombear con m√°s fuerza y ‚Äč‚Äčm√°s r√°pido hasta que
terminan con una doble corrida que llena su trasero y su co√Īo. Sara como te sientes
ese jugo caliente que la invade llega al orgasmo que la vuelve loca de placer.
Después de haber vaciado sus pollas dentro de ella, ambas salen y ella puede volver a
poner los pies en el suelo. Por un momento, las piernas ceden al sentir a lo
largo de los muslos un goteo de líquido cálido y gelatinoso que se acumula con los
dedos y se lleva a la boca, lamiéndolo como un verdadero cerdo. Su gilipollas está adolorida
y su co√Īo caliente y Sara se abandona agotada en la cama mientras Beatrice bebe la
corrida de la polla delante de ella mientras que la otra le toca el culo.
Sara est√° acostada con los ojos cerrados en la cama agotada y satisfecha por el doble
paseo que hizo, su co√Īo todav√≠a muy caliente y su gilipollas le hacen un
poco malo Cuando abre los ojos, ve el rostro sonriente de Beatrice, que con
maldad … “¬ŅTe gust√≥ la sorpresa? “” Y me preguntas? No sab√≠a que ten√≠as
todos estos recursos. Pensar que en la escuela todos pens√°bamos que yo era una
empoll√≥n que solo estaba interesada en estudiar y su co√Īo siempre estaba seco. ¬ŅQui√©n
hubiera dicho alguna vez que te habrías vuelto tan sexy y tan cachonda? Fue una
revelaci√≥n fant√°stica “y Bea” y la fiesta a√ļn no ha terminado “y una vez dicho esto la hace
incorporarse y besarla en la boca.
Los cuatro sementales rodean a las dos ni√Īas y comienzan a despedirse mientras
se aman. Pero pronto esos cuatro clubes tan duros y orgullosos.
atraen su atención y no pueden evitar agarrarlas y apretarlas
, tomarlas en la boca e intercambiarlas. Sara se lleva las bolas negras a la boca y las
lame y las chupa como si fueran de cerdo. Mientras tanto, aprieta y frota la polla de
uno de los √°rabes. Bea hace lo mismo con los otros dos.
Tragaron, chuparon y vieron esa abundancia de virilidad masculina,
comenzaron a amarse m√°s que antes, se lamieron hasta el 69, se
metieron los dedos en los orificios del otro, disfrutaron, gimieron y se entregaron a la
puta sin ning√ļn tipo de restricci√≥n.
Los cuatro maestros masculinos extremadamente cachondos vieron sus palos mientras disfrutaban del espect√°culo
que est√° pasando debajo de ellos hasta que, intercambiando un asentimiento de
entendido, primero uno y seguir a los dem√°s cum
abundantemente en las dos perras en celo que abren la boca sacando la
lengua para beber ese jugo precioso. Es una lluvia que golpea su cara, sus
tetas y corre por su vientre y entre los pelos de la higuera.
A√ļn no satisfechos, toman dos pollas cada una y chupan
las √ļltimas gotas de esperma de las capillas hinchadas y luego se zambullen para lamer la una en el cuerpo
del otro y con la boca llena todavía tienen limón.
Ver esta escena con esos dos frenéticos cuatro gallos recupera el
vigor de inmediato y pone a las dos chicas enfrentadas en un estilo perrito,
empuj√°ndolas por detr√°s, follando el culo y el co√Īo a su vez. Luego, mientras dos de ellos
contin√ļan bombeando sus pollas en los co√Īos que gotean de las zorras que
otros se ponen delante y follan su boca sin mover la cabeza.
Sara y Bea sienten esas grandes pollas que los aplastan por detr√°s y los dem√°s se
empujan contra sus gargantas. Sara, en particular, con la cabeza bloqueada por manos
poderosas , siente esa polla que usa su boca como un gatito y cuando
se detiene por completo hasta que sus bolas pierden el aliento. El hombre se
detiene y la mira mientras se asfixia y se suelta para liberarse y no muestra signos de
dejarla. Ella tiene un revés y comienza a sentir sus suaves piernas y sentidos que la
est√°n dejando. Solo entonces el cerdo saca su polla completamente
empapado y empapado de saliva, a la que ella con avidez aspira aire fresco
. La sensación que ella sintió y que la hizo sentirse en peligro y a
merced de la perversa de su pareja le dio una sensación de
intensidad que hasta entonces había sido desconocida. El chico
levanta su polla y comienza a verla con fuerza e inmediatamente viene con un chorro que le empuja la cara hasta
el cabello, los ojos y la boca. Mientras ella lame las comisuras de la
boca con la lengua para recoger el jugo tan deseado, la otra saca su polla y se
corre en su co√Īo y culo.
Bea que había disfrutado los otros dos gallos se abalanzó sobre Sara y lame el semen y
mete la lengua todo lo que puede y chupa el clítoris empapado en su estado de ánimo
mezclado con la semilla masculina y hace lo mismo con la rosa peque√Īa en su trasero ahora
picado, de color p√ļrpura, efecto de los polos que se rompieron varias veces al a√Īo.
Sara no se resiste y gimiendo intensamente viene con su boca a√ļn
en su vagina y le da un ligero boceto de néctar, una recompensa por el excelente
servicio que ha hecho.
En este punto est√°n agotados pero totalmente satisfechos y todos se duermen y se
aferran entre s√≠ en un abrazo sudoroso m√ļltiple rico en el olor de los humores de
cada uno de ellos.